Hay bodas de invierno y bodas de verano. La fiesta que imaginan Ana y Marta, la celebración con la que sueña Miquel.. Banquetes multitudinarios, encuentros informales con los más cercanos, comidas que te transportan a otras épocas o cenas que no acaban nunca. No hay dos bodas iguales. Pero si alguna cosa tienen en común todos estos momentos tan íntimos y personales es que todas las parejas quieren que sea un día inolvidable. Con esta ilusión diseñamos cada menú de boda. Soñando con vosotros para hacer realidad VUESTRO DÍA (así, en mayúsculas).

Hay un dicho popular que dice que cocinar es crear pedazos de amor comestibles. Y si una boda es la celebración del amor, de vuestro amor, queremos transmitir en cada plato vuestra historia compartida. Del aperitivo al menú completo, cada plato, cada detalle, todos los sabores tienen que hablar de vosotras. De vuestra alegría de vivir. Os garantizamos una comida única, llena de amor y muy, muy personal, creada en exclusiva para vosotras con ingredientes únicamente vegetales. Porque amar también es respetar y celebrarlo de una manera consciente.

Vuestra historia enciende el fuego de nuestros fogones. Cualquier detalle nos inspira. Especias de países que hayáis conocido juntas, el helado que compartisteis el verano que os conocisteis, el aroma de ese domingo tan especial.. Cuando hablamos de un menú a medida, no hablamos por hablar. Queremos conoceros, escuchar y captar en el gesto, la anécdota, en la mirada, como queréis vivir este día.
Para que familia, amigos y invitados os reconozcan en cada bocado y vosotras recordéis, para siempre, el sabor de este día.

Nuestro Instagram