Estacio Vegana | EL EQUIPO
429
page-template-default,page,page-id-429,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

EL EQUIPO

Frente los fogones de Estació Vegana estamos Núria y Marina. Un día decidimos irnos del tráfico de la gran ciudad y ver pasar lentamente las estaciones tras el muro de nuestra casa del Montseny. Y no sólo hemos huido del tráfico y del ruido, de las prisas y el estrés, también hace mucho tiempo decidimos huir de convencionalismos. Después de diferentes experiencias profesionales que desde diferentes enfoques trabajaban para la salud y el bienestar, hemos encontrado en la cocina un territorio común.

Juntas descubrimos que con ingredientes 100% vegetales se podía crear todo un mundo de sabores y texturas. A medida que íbamos probando nuevas recetas nos surgió la necesidad de compartirlas con amigas y familia. Y de aquí la idea de hacer cocina artesana y compartirla con el mundo a través de caterings y ferias. Estació Vegana es nuestra manera de conectar con la gente a la que ofrecemos nuestros servicios, intercambiar conocimientos y aprender unos de los otros.

Núria dice de Marina…

 

Cuando la pequeña Marina abría la nevera de su casa de Horta encontraba alimentos un poco diferente al de los otros niños y niñas de la escuela. Siempre me explica, que su familia convertía las comidas en una fiesta de degustaciones, no había un primer y un segundo plato como en las otras casas, había muchos, pequeñas degustaciones llenas de sabores distintos. La sutileza, el amor y el cuidado con que en su casa se escogían y se cocinaban los ingredientes, siempre saludables y ecológicos, impregna la forma de cocinar de Marina, hoy en día, como dueña, de los fogones de su casa y como cocinera de Estació Vegana. Olvidaros de las típicas verduras hervidas sin ningún condimento, a Marina le gusta experimentar con los cereales, las legumbres y las verduras, inventar recetas que parecen sacadas del mejor restaurante del mundo. Pero aún le gusta más compartirlas con la familia y los amigos.

Y puestas a encontrarle un pero, es pesada, muy pesada con asegurar que a cada plato no le falte ningún nutriente. Que además de bueno, sea sano y equilibrado. Seguramente le viene de cuando hacía de entrenadora deportiva, que tenía que estar siempre en forma y la comida era la manera de asegurarse de estar siempre en forma.

Marina dice de Nuria…

La familia de Nuria es de aquellas que siempre encontrarás alrededor de la mesa, invitando amigos y familia a una buena comida. Por eso, ha crecido rodeada de la pasión por la buena comida y la cocina a fuego lento.

Pero la pequeña Nuria, sensible y comprometida por instinto, ya sentía un fuerte rechazo por comer carne fruto de su amor por los animales. Su intuición infantil se reafirmó en la universidad donde tomó conciencia del concepto de antiespecismo y aprendió otra manera de entender la relación con los animales no humanos. El cambio empezó en la alimentación y ha seguido en todas las facetas de su vida.

Psicóloga y arterapeuta, de formación, ha encontrado en la cocina una forma de arte, una actividad terapéutica y de expresión que mejora la salud y las relaciones. Por eso, valora la cocina sabrosa y con condimento, aquella que en cada bocado te descubre nuevos sabores y sensaciones. Exigente, meticulosa, creativa y paciente siempre va un pasito más allá en la elaboración de cada plato.